Sexo con un completo desconocido: alexia y el security

¦ By Polinessiangirl el 21/12/16
A pesar de que mi marido tiene una cornamenta importante hasta el momento no había tenido sexo con un completo desconocido. Tal vez por prudencia o porque simplemente se dio así pero el hecho es que siempre que me lié con alguien fue alguien que conocía. Hasta que sucedió, para los que no me conocéis soy Alexia y os sugiero lean los relatos anteriores y para los que ya lo habéis hecho les cuento que luego de haberme vuelto a encontrar con Pablo y haber estado liada con él por unos meses sucedió lo que mucho me temía, me empecé a enamorar de nuevo y entre su trabajo y el mío las chances que teníamos de vernos eran pocas y a horas insólitas, le he visto en más de una ocasión sobre las 6 AM y confieso que a esa hora en invierno, coger un taxi para ir a verle y hacerlo a las apuradas no me estaba valiendo la pena y si le sumamos el hecho de sentirme vulnerable no me ayudaba. Así que decidí ser totalmente honesta con él como siempre y decírselo. Lo entendió perfectamente y nos despedimos bien.



Así que decido tomarme unos días de permiso y como mi marido no me iba a acompañar me voy con una amiga, al final nos decidimos por las islas griegas.



Bueno con mi amiga lo pasamos muy bien nos daba gracia que en algunos sitios pensaran que éramos pareja pero la cosa no va por ahí, ¡qué va! a las dos nos gustan más los hombres que el chocolate y eso ya es decir. Bueno el tema es que ya volvía y tenía muchas horas de viaje por delante y también muchas horas sin dormir con lo cual decido que en el avión voy a ir bien cómoda de ropa y con la firme intención de dormir como un lirón.
De modo que me había calzado unas zapatillas un jean de tiro bajo pero muy cómodo una sudadera blanca que resaltaba mi lindo bronceado, una chaqueta y listo. Una vez que me ubico a bordo me percato que en el asiento de junto había un chico que me mira apreciativamente lo miro de reojo y concluyo que no es mi estilo, tiene un estilo nórdico pero insulso, le sonrío cortésmente rogando que no se me ponga a hablar como un tonto porque quiero dormir. Y tal cual empieza a parlotear habla un inglés muy británico, me cuenta que viaja con un amigo y que se llama Dieter, a todo esto yo intento no ser grosera pero ruego que se calle y veo que por el pasillo viene caminando un bombonazo, rubio de ojos celestes con un cuerpazo y vaya suerte es el amigo.



Me lo presenta su nombre es Klaus yo ofrezco cambiar asientos si gustan estar juntos a lo cual Klaus me dice que no hay problema se ponen a hablar entre ellos en alemán (yo lo hablo también) pero decido no decir nada a ver que dicen saco de mi bolso una revista y finjo que leo, el bombón le dice al otro que yo era muy guapa y que menuda suerte había tenido de sentarse conmigo y empiezan a reírse y Dieter le dice que va a intentar ligar conmigo, yo para mis adentros me río porque el tío no me gusta nada así que no tiene chance. Bueno el caso es que el amigo se va y yo calculo cuanto falta para la primera escala, me arropo en mi manta y duermo el resto de las horas me faltan. Aterrizamos, bajo al free shop siento las voces de los amigos Klaus le dice que es todo un seductor que me habló y me anestesió porque dormí como un lirón y el otro calla, yo decido divertirme un poco a su costa y me agacho a mirar algo en el estante de más abajo con lo cual les doy una panorámica de mi tanga y parte de mi culo. Y siento los ojos clavados en mí, ellos penando que no les he visto y Klaus dice: ¡Por favor que buena que está, si la agarro la parto en cuatro!. Habiendo conseguido darles en que pensar finjo recién verlos les saludo con la mano, y vienen hacia mí. Klaus me pregunta si he dormido bien, yo le contesto que sí y le sonrío.



Cuando vamos a abordar nuevamente nos informan que ese vuelo no va a salir sino hasta la mañana siguiente por motivos técnicos y que la aerolínea nos puede hacer otra conexión o alojarnos en un hotel. A mí el cambio de planes tanto me daba porque igual estaba de vacaciones así que no di problemas, a mis nuevos amigos en cambio no les daba lo mismo Dieter debía sí o sí tomar una conexión y Klaus le dijo siempre en alemán que no se preocupara que él se quedaba y ya de paso le cuidaba la chica, y en eso me mira con cara de preocupado y le dice si está seguro que yo no hablo alemán y el otro le dice que no cree. Yo sigo riendo por lo bajo, llegamos al hotel y nos alojan. Ahora ya me he decidido a ir a por él y llamo a su habitación y le pregunto si me acompaña a cenar. Me dice que por supuesto y quedamos en encontrarnos en el bar del hotel a las 8 si bien no tengo la variedad de ropa ya que nos dejaron con el bolso de mano solamente, me decido por mi jean y un bonito top verde manzana con un muy generoso escote y no me pongo sostén. Bajo ex profeso unos minutos tarde para darle chance de verme venir. Efectivamente ya llegó y se ha pedido una bebida. Con un andar casual pero sin sacarle los ojos de encima y dándole la chance de ver mis tetas moverse me acerco hacia él. Lo saludo poniéndole una mano en la nuca y acercándolo a mí le beso en ambas mejillas pero bastante cerca de la boca. Con lo cual el alemán queda de una pieza y me dice lo bonita que me veo. Le agradezco el cumplido y decido ver que hace, me pregunta si quiero salir a cenar o prefiero hacerlo en el hotel. Yo le digo que de momento prefiero tomar una copa y charlar algo y que luego vemos. Está de acuerdo y salimos a la piscina nos sentamos en una tumbona y empezamos a hablar me cuenta que trabaja diseñando prototipos de celulares y que lo fines de semana trabaja de security en un bar. Vaya contraste pero eso explica el físico, le digo que no tengo claro lo que hace un security más que intimidar con él físico y me dice que va más allá de eso, que lo hace porque le gusta la noche y que prefiere resolver los problemas hablando antes que a los golpes.



Yo a todo esto comienzo a seducirle, lo miro sin sacarle los ojos de encima, como al descuido humedezco mis labios, juego con mi largo cabello, le rozo apenas la mano. Bueno para le pobre hombre ya va siendo mucho y cuando está diciéndome lo hermoso de la noche, ahí nomás le contesto en alemán y al primer momento no lo nota pero lo que le sigo diciendo que si efectivamente la noche era bonita pero él lo era más. Recién ahí se da cuenta de que le estoy hablando en alemán y se queda rojo como un tomate y dice ¡Ay por Dios que manera de hacer el ridículo entendías todo!. Yo me río y le digo que no es para tanto, que fue muy divertido. Y sin más lo beso al principio juego con las comisuras de sus labios, luego le muerdo con suavidad y él responde gime, y me devuelve el beso, su lengua busca la mía y me come la boca. Yo a todo esto comienzo a acariciarle la cara, la espalda, él baja por mi cuello con una mano me acaricia el cuello y la nuca y la otra baja hacia mi pecho, y me empieza a amasar, a mi me enloquece que me besen el cuello justo en la base y le voy desprendiendo la camisa y disfruto de ese pecho fuerte y esos abdominales marcados. Le toco y siento su miembro duro como una roca. Con voz ronca me dice ¿tu habitación o la mía?. Le digo que la de él y me toma de una mano y allá nos vamos. Me apoya contra la pared y me besa como hace mucho no me besan y va bajando, juega con mis pezones me excita que me agarren las tetas con las 2 manos y me las chupen, que se las pongan todas en la boca, eso me quita el aliento.



Sin dejar de besarme me da vuelta y quedo de cara contra la pared y me dice que me va a mostrar lo del security, me encanta y me presto a eso. Me va bajando el jean y me dice que ha tenido quejas sobre mí y que ya me va a enseñar a no ir a los boliches a calentar tipos para nada. Bueno así que de esas vamos pues que sea así. Le digo que no sé de que está hablando que me deje ir. Y me dice que seguramente me va a dejar ir pero que me va a dar lo que una zorra como yo busca. A todo esto me está sobando el culo y me pongo encima de su pija y la aprieto con las piernas y voy refregándola contra mi clítoris y contra los labios, siento que le encanta y con una mano me mojo los dedos y le acaricio la punta. Alucina y me lleva a la cama me sienta en el borde y le digo que tengo algo para que vea que voy a ser buena chica y se la empiezo a chupar, el germano resopla como un buey y me dice que le encanta que ya se imaginaba que la iba a pasar bien conmigo. Me aparta el pelo de la cara para poder verme y yo le acaricio los huevos y esas piernas de acero. Y antes de que acabe le siento en la cama y me lo monto, subo y bajo moviendo las caderas y apretándole la pija para que sepa lo que es bueno, él me soba las tetas y yo le digo ¿Así que los caliento para nada, quién está a cargo ahora?.



El tipo ya no puede más y yo llevo un calentón de miedo, me mete un dedo en el culo y me encanta siento como roza el dedo contra su miembro y me caliento aún más y le acabo como nunca. A todo esto le pregunto como quiere acabar y por toda respuesta me pone en cuatro patas y con mis mismos jugos lubrica mi culo que hasta ese momento seguía insólitamente virgen, pero con tanto meneo estaba recaliente, me la apoya y me la va poniendo de a poco. Al principio me duele pero recuerdo que si aprieto es peor y me aflojo, le digo que está apretado porque soy virgen y me dice que en todo caso era virgen porque me lo iba a romper y llenar de leche. Yo me río y pienso que a ese bombón le iba a dar el culo. Me acaricia el clítoris y de a poco me la va poniendo, hasta que entra toda y siento que me empieza a gustar que me enculen. Goza como un animal y por el ritmo más que siento adivino que está acabando. Termina y apoyado sobre mi espalda me dice que fue la cogida de su vida. Y entonces le aclaro que la que le iba a sacar toda pero toda la leche era yo y que todavía nos quedaba noche para seguir cogiendo y así fue como no solo tuve sexo con un extraño y del recalentón que llevaba le di mi culo virgen y me encantó.



Mas relatos porno