Sexo con el peluquero

By Daniel el 14/12/16 | 49112 visitas | Descripcion: Hola, mi nombre es daniel, peruano, tengo 30 años, soy chato mido 1.69, blancon, masculino y de porte agarrado ya...
Hola, mi nombre es Daniel, peruano, tengo 30 años, soy chato mido 1.69, blancon, masculino y de porte agarrado ya que me gusta mucho hacer ejercicio, tengo buenos brazos, pecho y espalda amplia, tampoco soy Schwarzenegger en sus mejores años :), esto sucedió hace un año, no soy de hacer locuras, en verdad siempre me pareció bastante trillada la idea de gente que tiene sexo con alguien que le guste en cualquier momento y lugar, ósea como eso de: me gustó esta persona...

lo vi pasar por la calle y después nos fuimos a un telo, es q se tienen que considerar muchos factores...como que la otra persona también guste de ti, y además de eso que también quiera tener sexo contigo, bueno una vez necesitaba hacer hora, ya que fui a la clínica y me dijeron que podían atenderme en la tarde a partir de las 2 pm y eran como las 12 del mediodía, yo no quería regresar a casa entonces decidí cortarme el cabello, no conocía mucho la zona así que decidí caminar un poco, fue así que después de pasar por restaurantes, cevicherias y farmacias por fin encontré un pequeño salón, ahora para ser sincero, estaba buscando a alguien de ambiente, estaba con muchas ganas de tener sexo, y es así que al pasar por este salón encontré (yo estaba viendo desde afuera) a un moreno recostado en el sillón de espera, estaba viendo televisión, así que bastante nervioso salude con un buenas tardes y le pregunté si podía atenderme, se levantó rápidamente, e hizo que me siente en una de las sillas, me coloco la capa, y empezó a echarme un poco de agua sobre el cabello, empezó preguntándome sobre qué tipo de corte quería, es ahí cuando me doy cuenta de su dejo, le pregunte de donde era y me dijo que era cubano, no tenía mucho tiempo en el país y se estaba acomodando, es así que le hice mi primera pregunta con otras intenciones, le dije y qué tal el bobo, me contestó que estaba solo, le pregunté también cómo le gustaban los chicos y me contestó de buenos sentimientos entre otras cosas, le pregunté qué rol era y me dijo versátil, me di cuenta que el cubano tenía muy buen carácter y poco a poco fuimos entrando en confianza, también ayudó que en el rato que estuve en el local yo era el único cliente, fue así q me armé de valor y le dije y yo qué tal te parezco, me dijo tú estás bien tienes tu pinta, fue así que miro su verga y vi que estaba recontra dura ( el vestía una bermuda delgada ) sin pensarlo 2 veces se la frote con el dorso de mi mano y vi que no le molesto, terminó el corte y me llevó al fondo para lavarme el cabello es ahí donde me agarro la verga yo ya estaba babeando, me dijo que lo siguiera y me llevó al baño, este era bastante pequeño ya que era pa los clientes, es ahí donde lo veo mejor estaba frente a mi, era un moreno alto, bastante alto, diría de 1.90, era delgado pero tonificado, nos besamos un poco, ya que no soy mucho de besos, me saco el polo y yo igual a él, empezó a acariciarme, a morderme las tetillas, me desabotonó el jean, y me los bajo, en ahí donde me ve que ya estaba babeando, me dijo guau ya estas empapado y nos reímos , fue cuando le dije que no me la chupan sin condon ...ok ok como que rompí el momento, pero es así como me gusta cuidarme, fue a buscar protección, y me la empezó a mamar, que rico la mamaba, se la tragaba toda, le golpeaba la cara con mi pinga le halaba de los cabellos y hacia q se la tragara toda hasta que le dieran arcadas, me lamía los huevos, el pecho, es ahí donde se quita la bermuda y los boxer, y veo una semejante vergota...pero qué tal trancada, es ahí que entendí que se tiene razón de decir que los hombres de raza negra son aventajados, era larga y gorda, se puso un condon y me la empecé a tragar, era tan grande y gruesa q no me cabía ni la tercera parte, estuve así un rato, es cuando me pone de espaldas, estaba justo detrás del lavamanos, como apoyándome en el, el me lubrica el culo, y empieza a puntearme, sentía como poco a poco intentaba introducirme esa pingota negra, yo le decía que por favor despacio, el paraba unos segundos, y lo volvía a intentar, hasta que no pasó mucho, y sentí como me partía el culo, era un dolor muy fuerte, eso que solo al comienzo había introducido la punta, pero ahí es cuando empieza el mete y saca, que rico, poco a poco me metía mas la verga, hasta que con tanto bombeo ya me estaba metiendo toda, yo no paraba de gemir, él me estaba dando parejo de perrito, y yo ya estaba con rostro pegado al espejo, con las manos también pegados a la pared, no hay cosa que me prenda más que un machito sometido, y en ese día fue mi turno, es ahí cuando coloca una mano encima de mi verga, y me empieza a pajear, uffff es ahí que ya me sentía en la gloria, el mulato era una maquinita, no dejaba de cacharme y de pajearme, sentía como todo su cuerpo estaba rígido, él estaba muy excitado, escuchaba el sonido de su pelvis golpeando mis nalgas, es ahí que le digo que ya me voy a venir, el entonces me empieza a pajear con más fuerza y más rápido, guau me vine a chorros tanto que hasta le dispare al espejo, sentí como retiró su pinga, y sentía como un forado en el culo, como si me faltara algo jaa, abrió el caño y me lavo la pinga y el culo, me dijo que la pasó genial, bueno yo también, le contesté, me dio su número de celular, y me dijo que a la próxima le tocaba a él, cosa que se dio después de casi cumplido un mes, pero ya esa es otra historia, espero les haya gustado, saludos.

Mas relatos porno

47567
8314
41876
53545
9914
54647

Comentarios

blog comments powered by Disqus